Blog

Dropshipping

La paradoja del coronavirus y el e-commerce: Digitalización a marchas forzadas

En 2020 nos encontramos que de pronto, un virus está acelerando, el cambio en la forma en la que consumimos los productos tanto digitales como físicos en todo el planeta. Con el auge de plataformas globales y la digitalización de los consumidores, que ya nacen y crecen con un móvil en las manos 24/365, la forma de consumir no se parece en nada al comercio tradicional de hace 20 años. El volumen de e-commerce está creciendo globalmente a un nivel de 2 dígitos anualmente, así como todo tipo de soluciones de pago y logísticas alrededor de este sector. 

Actualmente, crear un negocio para vender tanto productos como servicios es más una cuestión digital que de espacio físico. Toda la estrategia empezando muchas veces por la creación del producto; el posicionamiento, captación de clientes y promoción de las ventas es digital. Alrededor de todo eso, se genera una gran cantidad de trabajo digital que se puede cubrir por personal “autónomo” desde cualquier parte del planeta. Tanto si se venden camisetas, productos personalizados o hechos a mano o servicios digitales; nuestro alcance es ya, queramos o no, global. Nuestro paradigma mental pues, debe cambiar y las soluciones de pago y de cobro alrededor del e-commerce pasan a ser una herramienta clave para acceder a nuevos mercados. La accesibilidad global que nos provee internet puede suponer explotar nuevos nichos de mercado y llegar a un público potencial que ni siquiera hubiéramos imaginado que pueda marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de nuestro negocio. ¿Así que pregúntate, a quién podrías estar vendiendo y ni siquiera te habías planteado? ¿Quién está visualizando tu web y no puede comprarte? 

La actual crisis del Coronavirus no ha hecho más que acelerar este proceso. Estamos viendo como el hecho de encerrar cientos de millones de personas en todo el mundo en casa durante semanas los lleva a consumir online de todo tipo de contenidos digitales (y físicos) que están disparando las ventas online de muchos negocios. Mientras grandes industrias tradicionales y pequeños empresarios están sufriendo lo indecible muchos negocios pequeños y grandes se reinventan en cuestión de días mediante entregas a domicilio, streamings mediante Instagram, generando contenido o captando clientes mediante suscripciones “online” gratuïtas a contenidos o servicios de todo tipo. Lo que sea para fidelizar y atraer potenciales clientes, fans, followers y consumidores de la marca.

Para dar respuesta a esta revolución global del comercio, es importante que aparezcan y evolucionen soluciones de pago digital que faciliten los procesos de pago y sobretodo acompañen a las empresas en su crecimiento global. La tecnología avanza muy rápidamente y desde Pungo trabajamos con las últimas tecnologías para ofrecer todas las ventajas de los pagos locales se aplique también a pagos globales de empresas digitales al menor coste posible. Cuando se accede a un nuevo mercado es necesario no sólo ofrecer métodos accesibles y conocidos para el consumidor local, sino garantizar la trazabilidad de los pagos, reducir el fraude y sobretodo agilizar al máximo la llegada de los fondos al vendedor. Todo, intentando mantener unos precios competitivos.

En los próximos años vamos a conocer una evolución muy rápida de los pagos online a los que conviene estar adaptado y tenemos la certeza que los viejos actores del mercado no siempre son los que se adaptan mejor. Si un virus ha cambiado el panorama del e-commerce en cuestión de semanas no tenemos ninguna duda que estar preparado para acompañar el crecimiento de tu negocio es un factor clave para tu éxito. Si quieres conocer más sobre Pungo y nuestras soluciones de pago globales puedes encontrarnos en https://pungo.io 

Share
Related Posts
[RICH_REVIEWS_FORM]